Círculos viciosos

Desaparecer virtualmente fue una de las cosas que pensaba que me iban a ayudar a superar todo lo que estaba sucediendo, la vida tiene misteriosas y extrañas maneras de guiarnos por el camino que debemos recorrer.

Como el simbolo de Unalome, volví a meterme en el medio de un infinito en el avance/retroceso de la escala de superación personal, me dejé llevar por lo que NO podía hacer o manejar conduciendome a un autosabotaje físico con bloqueos emocionales; no es lindo y algunos dirán que ni saludable hablar de cosas negativas, pero de alguna manera, escribir sobre ello ma hace sentir mejor. Escribir tiene un aire terapeutico que siempre me ha ayudado.

No voy a culpar a todo del problema de la mano, debo ser responsable de las elecciones que he hecho y de el curso de mi vida, soy yo la que ha tomado todas y cada una de las decisiones que han puesto en este lugar. y fui yo la que le dio la espalda a yoga cuando no  podía hacer mi práctica de la manera a la que me había acostumbrado.

Yoga para mí ha sido el único lugar del mundo donde me siento a salvo y completa, feliz de ser yo, pero es un mundo tan basto y lleno de matices que te puedes perder en él; personalmente me costó muchisimo tiempo encontrar una pasión en la vida y una vez dedicada a ella, me costó aún más superar el hecho de que mi cuerpo no tolerara la presión. Presión que me autoimpuse por alejarme de las leyes que me hicieron enamorarme del yoga en primer lugar.

La razón por la que el ashtanga yoga es tan difícil para los occidentales y que los mestros nos guien primero a las asanas (posturas) y no comiencen por el principio como la “ley” manda  es por que sólo gracias a su exigente disciplina y practica se comienzan a comprender la importancia de las dos etapas anteriores. Yamas (códigos morales), niyamas (purificación personal y estudio).

Lastimarme la mano no fue el problema, sino dejar que eso afectara todas y cada una de las cosas que hago, dejar mi practica porque ya no la sentía igual si la modificaba y culparme por fracasar en yoga cuando en realidad es creado para ayudarte a sentir mejor y no al contrario. el problema fue la fuerza y el poder que le di a el hecho de  no poder usar la mano, y en vez de concentrarme en sanar, me hundí en autocompasión.

Sólo una persona pudo ayudarme a poner todo en otra perspectiva. Mi maestro…